Las frases en la improvisación

Las frases en la improvisación

Es difícil definir lo qué son las frases en la improvisación. ¿Cuándo un grupo de notas forman una frase y cuándo no?

Es una cuestión tan objetiva como definir qué es la música.

Desde el punto de vista gramatical parece estar más claro cuando un grupo de palabras forman una oración o cuándo son simplemente palabras sueltas. Aunque si nos centramos en su aspecto literario la definición se vuelve igualmente ambigua, más aún en el terreno de la poesía.

Esta dificultad para definir con exactitud las expresiones artísticas es una gran oportunidad para salir de nuestro mundo racional y poder comprender los conceptos básicos de la música desde un punto de vista mucho más útil para quienes nos proponemos crear.

En resumen podemos decir que una frase es un concepto subjetivo asociado a una sensación donde percibimos varias situaciones comunes:

– Una idea o sensación clara que puede ser respondida y recordada.

– Un comienzo.

– Un final, generalmente marcado por una pausa (notas largas o silencios) que resuelven una tensión y/o dan paso a otra.

En el mundo de la improvisación musical las frases más utilizadas suelen durar 1 o 2 compases y en menor medida 4, ya que una frase muy larga es difícil de recordar y por lo tanto pierde su definición.

También en algunas ocasiones una frase de dos compases puede ser percibida como dos frases de uno, una pregunta y su respuesta.

Como dijimos es algo subjetivo y cualquier interpretación vale, aunque las frases de un solo compás son menos prácticas a la hora de construir un esquema mental que nos ayude a navegar por la estructura del solo para no perdernos.

Sabemos que una cadencia es un grupo de dos o más acordes que transitan entre diferentes situaciones de reposo y tensión hasta alcanzar la resolución.

Las frases en la improvisación

Las frases en la improvisación de nuestro solo interactúan con esos movimientos de tensiones en los acordes, de distintas formas:

Paralela

Repitiendo el movimiento de las voces que marcan las tensiones de esos acordes.

En este ejemplo vemos reflejado en la frase un movimiento básico paralelo al de la cadencia: las notas que caracterizan la función tonal de cada acorde (IV en el SD y tritono en el D). Estas notas tomadas como principales se conectan entre sí con otras secundarias.

Acentuada

Tomando en cuenta este movimiento de tensiones, agregaremos notas que aumenten dicha tensión en los acordes con una mayor disonancia.

Aquí la tensión del acorde dominante se enfatiza con el sonido de una b9 en un tiempo fuerte, una tension no diatónica que no está presente en el acorde.

Opuesta

Creando una sensación de tensión o reposo inversa a la del movimiento de la progresión.

En este caso una nota pedal genera una sensación de estabilidad melódica, que dejará en manos de los acordes la sonoridad de las tensiones de la cadencia, aunque esa misma nota tendrá una relación diferente con cada acorde.

Seguiremos en este blog describiendo los recursos para construir los solos y las diferentes herramientas para desarrollarlos.

Nos vemos en las próxima.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *